¡Ellos están invitados!

Una sonrisa diferente



Un final feliz.

Todo el mundo necesita uno, en algún momento de su vida; estoy seguro.

En mi caso creo que puedo afirmar, sin temor a equivocarme -y eso es decir mucho-, que los finales, en general, y los finales felices, en particular, han brillado por su ausencia en mi vida. Ese deseo patológico de finalizar las cosas, y la frustración que pateaba mi estómago cada vez que esas cosas se quedaban a medias, son en gran parte el resumen de mi adolescencia.

Es... Como cuando estás escuchando tu CD favorito, y el reproductor se queda sin pilas; o como cuando estás a punto de llegar al clímax sexual, y oyes cómo suena tu móvil porque algún individuo cruelmente inconsciente ha decidido joderte.

Sí, todos conocemos bien la parte teórica del asunto: nosotros somos dueños de nuestros actos y somos esclavos de sus consecuencias; nosotros somos quienes decidimos cuándo comienza algo y quienes lloramos al entender que ha llegado el final.

Sin embargo, la práctica es muy diferente: vivimos rodeados de personas que toman decisiones continuamente,y sus voluntades pesan más que cualquier título de propiedad teórica que nosotros podamos alegar en nuestra defensa. No sabemos, la mayoría de las veces, cuándo empezó realmente a torcerse todo y se convirtió en una tortura diaria; más bien nos resistimos a investigar mucho, por miedo a que nuestros descubrimientos nos provoquen un daño aún mayor.

Sin duda, puedo decir que no sé casi nada de mi vida, en realidad, porque sólo he podido disfrutar del placer de oír, ver y callar; incluso me atrevería a decir que el resto de mis días va a funcionar con la misma mecánica.

Y, a pesar de todo, hoy sonrío al pensar que, si bien no he podido disfrutar aún de un "fin del cuento" escrito por mí, sí que puedo sonreír abiertamente:

-Éste será mi comienzo feliz.

4 reacciones:

Alexander dijo...

te comprendo porque lo he pasado y porque aun lo sigo pasando.
Tal vez ir en busca de ese final, o un mejor principio, es que escribimos y nos aferramos con uñas y dientes a esta incomprendida tarea. En fin. Sea cual sea el caso, me gusta tu post.
Un abrazo.


Dayann dijo...

MARCO..
tODOS VIVIMOS AÑORANDO UN FINAL FELIZ.. EN DONDE, Y EL VIVIERON FELICES PARA SIEMPRE, SE CONVIERTA EN NUESTRA REALIDAD...

Y RESULTA MUY FRUSTRANTE CUANDO ESO NO PASA, CUANDO NO HAY NI RASTROS DE ESE FINAL TAN ESPERADO, Y VES COMO ESE KUENTO NO TERMINA KOMO TU LO HAS PLANEADO..

SUPONGO K DEBEMOS SEGUIR TRABAJANDO PARA K NUESTROS FINALES SEAN LOS MAS PLACENTEROS POSIBLES..

AHH POR CIERTO LO DEL DISCO NUNKA ME HA PASADO..
UN ABRAZO KON MUCHO KARIÑO DAYANN


Cl@udette dijo...

Creo que de eso se trata la vida, de disfrutar las situaciones tal cual se nos van presentando, incluso de eso malo sacar algo bueno, ya que eso del final feliz lo veo un tanto lejano o mejor dicho dificilmente existe, porque incluso el ser que amamos y con el cual compartimos la vida nos puede lastimar, asi que mejor sigamos escribiendo renglones en nuestra existencia y no nos frustremos con algo que tal vez ni exista

Saludos


*[..Clara..]* dijo...

Todo tiene un comienzo y un final, y supongo que a muchos aun no nos ha llegado el principio de nada, el final de lo que sea que estamos viviendo. Pero un día llegará confió en ello.
Espero que tu comienzo feliz vaya sobre ruedas, buena suerte y que el final sea aun mejor que el principio.

Un abrazo.


 
© 2009 - ¡¡Blog cerrado!! | Free Blogger Template designed by Choen

Home | Top