¡Ellos están invitados!

Un animal de costumbres.



Ayer, mientras iba caminando por Martí Pujol, en dirección a la estación de tren de Badalona, vi cómo, a unos metros por delante de mí, un viejo en silla de ruedas (de estas que se mueven con una palanquita) daba vueltas sobre sí mismo, como una peonza. Giraba, giraba, giraba y se lo pasaba bomba.

A unos metros por detrás de él, crucé la mirada con su supuesta cuidadora (alias "asesina por pasividad"), una chica joven que se estaba divirtiendo tanto o más que su particular peonza octogenaria. Me miró, y su sonrisa me hizo pensar en lo mucho que se parece mi vida a esa escena, digna del teatro de Ionesco y Beckett: el puro absurdo.

En el fondo, casi siempre estamos dando vueltas. Nos encontramos con las mismas caras, las mismas vivencias, una noche tras otra de vida plagiada. "¿De quién nos copiamos?" Podría preguntar alguien. Quién sabe, quizás nos copiamos a nosotros mismos continuamente, de tal manera que acabamos olvidando la idea inicial y nos convertimos en una fotocopia mal realizada (como esas que se hacen en el instituto porque has perdido el libro de Filo, o el de Catalán, o simplemente necesitas los apuntes del alma caritativa de turno).

Yo os pregunto: cada noche, al acostarte, ¿eres capaz de recordar todo lo que has hecho, y pensar después "Este día ha sido único, el mejor de mi existencia"? Porque, si la respuesta es "no", entonces, amigo/a mío/a, es que hay un par de cosas que tienen que cambiar en tu vida.

posdata: el ejemplo entre paréntesis no ha sido aleatorio. Perdí mi libro de Filo y el de Catalán en 1º de Bachillerato, y tuve que joderme e ir pagando las fotocopias del de Filo. Nunca fotocopié ni una sola página del de Catalán. Por otra parte, son tantísimos los apuntes que me he copiado en estos últimos dos años, que sospecho que, sin ellos, mi vida hubiese sido un infierno. Así que, seguramente, a partir de septiembre vaya facultad por facultad, en busca de mis ex-compis de Bachillerato, en busca de sus apuntes (aunque sean sobre asignaturas que yo no tenga ni por asomo).

Porque el hombre (la mujer no) es un animal de costumbres.

1 reacciones:

Marco dijo...

Sé que lo que explico puede parecer irreal, pero NO LO ES. de verdad. xd


 
© 2009 - ¡¡Blog cerrado!! | Free Blogger Template designed by Choen

Home | Top