¡Ellos están invitados!

Noches de bohemia y reflexión.



Llevo unos días con el chip optimista activado. No sé a qué se debe, pero la verdad es que me encanta, y no tengo intención de cambiarlo. Bueno, sí, para qué mentiros (ayy, que me lo hacéis decir todo, ¡sois demasiado listos!), sé por qué estoy tan happy de la vida; pero, claro, estoy escribiendo esto en un blog que siguen miles y miles e incluso centenares y decenas de personas, así que no es momento de confesiones.

El caso es que ayer me encontré "compuesta y sin novio" en Universitat. Me explico: yo salí de cenar de un japo (mierda, últimamente todas las desgracias tienen algo que ver con cosas japonesas) y fui con un amigo hasta Plaza Cataluña, donde estaban sus padres acabando de arreglar la parada que han instalado frente a la fachada del Banco de España, en Portal del Ángel (venden joyas hechas con flores disecadas, os la recomiendo porque es bruuuutal).

Total, que entre pitos y flautas se me hicieron las once y media pasadas. ¿Y qué ocurre a esa hora?, os preguntaréis algunos de vosotros quizás. Pues que los señores de TMB deciden que la gente ya no necesita el Metro para nada.

Conclusión: me vi obligado a correr en todas direcciones por el interior de Cataluña, Universitat y, tras unos minutos, correr otra vez para llegar a Plaza Cataluña y coger un nitbus. Esta última operación (coger el nitbus, digo) no podía resultar tan fácil como llegar y p'adentro, no, claro... Yo, que me pego un sprint final porque veo que la N11 ACABA DE SALIR de la estación, y llego al autobús (cuando el semáforo está en rojo y el autobús no-se-puede-mover) y pico a la puerta. Respuesta del amable conductor: "¡ni de broma!"

Así que me tuve que esperar a la N9 (que me deja en Badalona, pero en el quinto coño de mi casa), y di un rodeo de la hostia por medio Barcelonés.

Y os preguntaréis ahora: ¿y por qué motivo debería interesarme toda esta mierda?

La respuesta es simple, amigos. Porque, durante mi trayecto en nitbus, me dio la vena reflexiva y comencé a pensar en lo subjetivo que es el mundo (ya ves tú, yo pensando en eso mientras, a mi lado, un negro entre gay y travesti no dejaba de hacer ruidos raros).

Después de más de hora y pico en ese maldito nitbus que se movía como si estuviese a punto de explotar, llegué a la conclusión (creo que he utilizado esta palabra ya antes, tengo que renovar vocabulario) de que sí, que el mundo es subjetivo.

En resumen: el mundo es subjetivo porque el metro no funcionaba, así que, mientras vosotros estaréis pensando que leer este texto ha sido la mayor pérdida de tiempo de vuestra existencia, yo estaré pensando en lo bien que me lo he pasado explicándooslo.

3 reacciones:

Gea dijo...

Jajajaja.... esta fiel seguidora no pensa en absoluto que leer tu escrito haya sido una pérdida de tiempo. Te diré más, me he partido el culo imaginándote cómo se fue desarrollando la "Operación Vuelta a Casa"...

Un besote:)

Fdo. Gea (Elia)


Aroa dijo...

me encanta....mas k nada pork basicamente e vivido esa experiencia y odiooo los nitbus..!!acabo de descubrir este blog... y kreeme k voy a star tan enganxanda como cn tu libro...y asi me entero de lo k aces:P
te quieroo xieloo


Marco dijo...

ai qué bien, aroa :) jo, pero hazte tú un blog, y así leo yo lo que haces allá por esas tierras andaluzasss!


 
© 2009 - ¡¡Blog cerrado!! | Free Blogger Template designed by Choen

Home | Top