¡Ellos están invitados!

Sras y sres, me arrodillo y confieso.



Antes de entrar en materia, me gustaría hacer una aclaración.

En la mayoría de entradas de este blog (sobre todo en las de "Manías de la edad contemporánea"), hablo sobre diversos asuntos y los critico. Quiero dejar
muy claro que soy el primero en afirmar que tengo muchos de esos defectos que critico en mis textos, y que si escribo sobre ellos es para reflexionar e intentar cambiar mi actitud.

No, de verdad, es que me matan las personas que se leen algunas entradas que escribo, y las interpretan como les da la gana; e incluso tienen los santos coj.. de echarme en cara que no veo mis propios defectos, o que me meto con otras personas, o que... Por favor, ¡leed bien, coño!

En fin, vayamos al grano.


El tema de hoy soy yo mismo. Sí, voy a hablar sobre mí; la ocasión
lo merece. Me explico: hace un par de meses, fui de viaje con una serie de personas que yo consideraba amigos míos, y la cosa acabó con un percal considerable y varias "amistades" perdidas. Cuando mi ex-mejor amiga me contó el porqué de todo aquel sidral que se lió, me dijo, entre otras cosas, que yo había decepcionado a una de las chicas que fueron a ese viaje.

Sí, sí, lo habéis leído bien. Yo la había defraudado con mi forma de ser. Al parecer, la chiquilla se leyó mi libro y salió de fiesta conmigo un par de semanas, y ella ya estaba convencida de que sabía con quién se jugaba las castañas.

Por favor. Por favor. Seamos coherentes. Ni soy una especie de semidiós romántico, cariñoso y omnisciente, ni soy un troll de las cavernas que babea y pega cacharrazos por ahí con un mazo.

Es lo que os decía el otro día sobre las etiquetas. A ver, ¿quién os manda ponerme un post-it en la frente, sin saber cómo soy de verdad? Luego, pasa lo que pasa. Y lo mejor es que, a partir de ahí, ¡se abrió la veda!

A lo largo de estas últimas semanas, han sido varias personas las que me han dicho eso mismo: que les he fallado, que les he defraudado, que esperaban otra cosa de mí.

De veras, perdonadme. Soy imperfecto al 100%, tengo defectos a puñados y lo adoro. Mientras haya cosas que cambiar, habrá voluntad de seguir adelante. Habrá imaginación para inventar formas de mejorar, voluntad para aplicarlas y constancia para mantenerlas.

Por tanto, no me jodáis con que os he defraudado. Aceptadme tal y como soy, o no lo hagáis.

Y ya está.

7 reacciones:

Dayann dijo...

"La Perfeccion es muerte, la imperfección es arte"
Manuel Vicent...
La mayoria de las personas, pintamos expectativas de otros, y los imaginamos como deseamos k sean, y olvidamos k absolutamente todos, somos humanos, los kuales estamos llenos de defectos y efectos, la importancia radika en ser conscientes de esto!
Komo siempre, leerte es un placer! kon kariño Dayann


Anónimo dijo...

Aplicate el cuento


Marco dijo...

el de arriba se merece el apelativo de "Comentariazo".


Gea dijo...

Anónimo dijo... Aplícate el cuento. Dioss!! No tiene ni un mínimo de decencia para dar la cara... En fins...
Jooo mon amour no eres un "semidiós romántico, cariñoso y omnisciente"....mecachins!! Me has decepcionado muuuchooo...yo que pensaba tirarte la caña...xxDDD...
La peña de clase B habla sin pensar y critica sin saber...ni caso:)
Que no te duelan comentarios de gente que no vale ni la pena...
Además lo que importa es que tú no te decepciones de tí mismo y que te sientas orgulloso. Repito lo que te dije hace poco: eres simplemente Victor Ballester.


El hombre del Faro dijo...

¿Por qué debería dar la cara Anónimo? ¡Os está dando una lección de humildad! Está haciendo uso de eso de "ningún ser humano puede juzgar a otro, pues sería como arremeter contra un espejo".
Así, si te critica desde una personalidad inexistente puede hacerlo de forma objetiva y dar en el clavo! Aprended de él, cojones!
No hombre no, es que me aburro mucho. ¿De qué sirve dar una opinión si no se sabe de quién procede?


Alexander dijo...

¿q hablen de nosotros? por supuesto!, siempre, eso es definitivo.
Los años me han hecho entender q todo lo q diga o haga no les va a agradara a los demas; el punto esq debemos aceptar las opiniones del resto de la forma en la que vienen. Tienes la opcion de seguirlas o no, he ahi la diferencia.
Por cierto, vamos de la mano: soy, al igual q tu, 100% imperfecto. Que rico, carajo.


Carpe Diem dijo...

Qué buen rollo tio!! Si és que els badalonins som una altra cosaaaa...


 
© 2009 - ¡¡Blog cerrado!! | Free Blogger Template designed by Choen

Home | Top