¡Ellos están invitados!

Epílogo II

Ayer fue la cena. Y lo digo así, como si lo de ayer hubiese sido la rehostia. Como si lo de ayer hubiese marcado un antes y un después en mi vida.

Bueno, quizás si lo digo así es por algo. No todos los "como si" son necesariamente producto de una imaginación muy desarrollada.

Me sentí como... Como cuando se acaba una serie que te ha encantado, y te ha mantenido pegado a la pantalla del televisor durante meses, años. Pero la última temporada ha sido desastrosa, y tú has seguido ahí, al pie del cañón para ver si alguien asesinaba a los guionistas y contrataba a otros que fuesen mínimamente decentes. Yo me sentí igual.

El último episodio de esta última temporada logró poner la guinda a la temporada. La salvó, rozando ya el fin de la serie. Os explico el argumento de mi cena de ayer, así, por encima, ¿vale?

El protagonista (le llamaré V, si os parece -no va con segundas-) va a dejar de hablar para siempre al que ha sido, durante años, su mejor amigo (llamémosle M). Por otro lado, el chico del que V ha estado enamorado (será S) la cagó totalmente en el capítulo anterior, y V ha decidido que, mira, ya puestos, pues corta por lo sano con M y con S.

No me negaréis que, con este panorama, la cena promete. Llegan al restaurante, que S ha seleccionado, siguiendo con su pasión por todo lo que sea italiano. A un lado de la mesa se sientan S, otro gay (amigo del colegio de M) y el propio M; al otro lado, dos grandes amigas del grupo y V.

La cena pasa sin pena ni gloria para V, que está deseando largarse de allí porque no soporta tenerlos delante y saber que no va a verlos, prácticamente, nunca más. M, S y el otro gay parecen llevarse la mar de bien. Las dos grandes amigas no saben qué hacer, divididas entre el cariño que le tienen a V y el que le tienen a M y S.

Por suerte, esta situación no dura mucho. V se va en cuanto puede, y se pasa las siguientes 4 horas en un estado de euforia total, de pub en pub, en buena compañía. Oh, ¡eso sí que es divertirse!

¿Y qué ocurre con M y S?

Atrás queda una historia que, a medida que los créditos recorren la pantalla sobre fondo negro, comienza a desvanecerse en las mentes de los pocos telespectadores que han logrado aguantar hasta el final.

6 reacciones:

Kuroneko-chan dijo...

Lástima, creo que me he perdido media serie, yo, empecé por la mitad. xD

La plantilla nueva mola mucho!! ^^

Y bueno, si la primera serie fue buena, si los guionistas se enrollan un poco, puede que hagan otra. Seguro será interesante :33


Anónimo dijo...

Seria curioso que se hiciesen una nueva parte
La verdad es que la serie se precipitó y se estrelló ruidosamente por culpa de ese capullo de S, que entró en el estudio de los guionistas, pistola en mano, y empezó a disparar.
Fue un error.
En la confesión ante el indiferente policía juró que él pensaba que el seguro del arma estaba puesto

Sergio


Montxu dijo...

Es la vida si más.


Un abrazo


*[..Clara..]* dijo...

No tenía ni idea de esto..A veces ocurre que cuando las series acaban otras empiezan, puede que peor o mejores pero nunca con el mismo sabor, en fin en estos dias que no hablamos aprendí a que no se pueden dar "soluciones mágicas".
No se que decirte, para no perder la costumbre, ya sabes.

Un abrazo guapo.


Alma Rosa dijo...

mmm entre V, M, S, la pantalla negra que corre letras blancas y ésta incertidumbre del camino recorrido y a lo lejos puntos que se pierden, sólo puedo decirte que... yo sólo sé que no se nada... mientras no ser pierda el personaje principal de si mismo, lo demás será siempre un recuerdo.


Julieta dijo...

Me encantó esta entrada y la parte de los títulos que desaparecen en la pantalla...genial!. Crecieron tantos los árboles del frente de mi casa que mi antena wi-fi no agarra señal----te parece yo aquí sentada en un piedra con la notebook para leerte? jaja Un besote inmenso!


 
© 2009 - ¡¡Blog cerrado!! | Free Blogger Template designed by Choen

Home | Top